Trail Vega de Pas

¡No te lo puedes perder!

Calidad vs. cantidad

Más no es malo, pero no siempre es lo mejor. Un planning cargado de impresionantes carreras, largos entrenamientos y semanas de alto kilometraje, sin duda te ayudarán a mejorar y te darán una excusa para alardear con tus compañeros de entrenamiento, pero los verdaderos runners saben que lo más importante al final del día, es la calidad de sus carreras y entrenamientos.

Cuando planifiques tu programa de entrenamiento, céntrate en unas cuantas carreras claves como máximo durante el año.

Calidad vs. cantidad

No importa la experiencia que tengas como runner o cómo de en forma estés. No puedes estar en la cima todo el tiempo, ni puedes esperar de manera realista dar lo mejor de ti mismo en una carrera cada vez que pongas un paso en la línea de salida.

En cuanto al entrenamiento, los runners que son realmente eficientes no corren por completar un kilometraje, ni fuerzan hasta el número 10 en un entrenamiento de intervalos si su ritmo comenzó a caer considerablemente después del número 9. Cada kilómetro que corren tiene un propósito.

Hay que mirar hacia atrás en tu propio entrenamiento para determinar la combinación adecuada entre calidad y cantidad específica para ti. La fórmula será diferente para corredor, porque todos somos distintos y necesitamos cosas distintas.

Recuerda, no hay que contar los kilómetros, sino hacer que cada kilómetro cuente.

Reconocer tus limitaciones te ayudará a cada vez ser más consciente de que los entrenamientos tienen que ser de calidad, aunque sólo sea durante media hora. Si un día no puedes dar más de ti, por lo menos tienes la seguridad de que has dado todo lo que podías de ti mismo, quizás mañana las cosas se darán mejor.

Celebra cada logro que consigas. No importa cuan pequeño sea.

Como corredores, estamos mirando siempre hacia adelante, donde está la siguiente meta, que es una parte integral de mejorar continuamente. Pero gualmente importante es que nos tomemos nuestro tiempo para reconocer y celebrar nuestros logros, no importa lo triviales que parezcan.

Cada vez que cruces una meta, es un logro más. Incluso si no estás contento con el resultado o estás decepcionado con tu actuación, puedes aprender siempre de tu actuación, por lo que nunca es echado en saco roto.

Nunca pierdas de vista que cada entrenamiento y cada carrera es un paso más hacia donde te has propuesto llegar. Y todo aquello que te acerque será bueno y bienvenido.

Así que, prioriza calidad antes que cantidad y ve cada carrera como algo de lo que aprender.